El Suricato habla, Ep. 112: Kingsman, el Círculo Dorado

https://vid.me/Vl9O7

Buenos días, tardes o noches, dependiendo de la hora a la que me estéis escuchando.

La primera entrega de Kingsman fue una película que me sorprendió. No me esperaba gran cosa cuando la fui a ver. Recuerdo que estaba con un amigo, de bajón, por la calle cuando sugirió ir a verla. No solo me entretuve con ella, sino que me lo pasé bien.

La película original tenía sus problemas, pero estaba bien.

Y, también, tenía un mensaje anticlasista sorprendentemente bien llevado para una parodia de James Bond.

La secuela intenta, también, tener un mensaje interesante, pero fracasa. No porque no exprese el mensaje, sino porque no sabe qué partes quiere que sean ridículas y cuáles sean serias, de manera que queda como que nadie se enteraba de nada de lo que estaba pasando y, claro, eso. El problema de satirizar algo es que, si fracasas, en lugar de burlarte de aquello que quieres burlarte, terminas reforzando la idea. Véase, una persona que lleva una esvástica para satirizar el mensaje. Si no queda evidente, parece que es, bueno, un nazi.

Pero este no es el momento para hablar de por qué el humor es un tema delicado y que no todo el mundo debiera intentar si no está preparado para ello. Aunque es una conversación interesante.

Vamos a hablar de la película y, al ser una secuela, puede que destripe la anterior. Estáis bajo aviso.

Eggsy, el protagonista, es un Kingsman completo, de manera que se dedica a hacer lo que sabe hacer: ser un agente secreto con porrones de dinero. Y, también, a vivir con la mujer con la que se acostó en la entrega anterior, así que, supongo que, después de tirársela, consigue llevar una vida bonita con ella. Tonterías aparte, está relativamente bien, han convertido un personaje que, en la primera entrega, era poco más que un chiste, y le han dado una personalidad.

Así pues, parte de la película sigue la relación que tiene con su novia y, por otro lado, está la trama de espías. Una mujer, Poppy, interpretada por Julianne Moore, tiene un monopolio sobre la producción de psicotrópicos a nivel mundial, así que, para hacerlo legal, decide… hacer cosas. Esa era parte de la gracia de la película, así que no diré nada.

Sin embargo, Poppy tiene miedo a que la paren, de manera que mata a todos los Kingsman… salvo a Eggsy. Él decide vengarse, porque es lo correcto, de manera que le pide ayuda a los Statesmen, su equivalente estadounidense.

La película… es entretenida y, si pudiese transmitir el mensaje que tiene acerca del uso de drogas de una manera competente, podría ser casi buena, incluso. El mensaje es que, a fin de cuentas, el uso casual de sustancias psicoactivas no es una tragedia. No es bueno para ti, pero tampoco lo son el tabaco, el azúcar, el alcohol, la cafeína…

Taron Egerton, Eggsy en la película, trabaja bien e intenta llevar al personaje lo mejor que puede. No es una actuación estelar, pero Jeff Bridges tampoco es que se luzca. Los actores hacen lo que pueden con el guion.

Lo que sí diré es que está bien grabada y las escenas de acción son bastante entretenidas. Aunque imagino que eso sería de esperar para una película en esta línea.

Está bien para matar el rato y es relativamente ambiciosa a nivel de temática. Aunque fracase estrepitosamente.

Y no me explico cómo consiguieron convencer a Elton John para que saliese, pero me parece un maravilloso acierto.

Advertisements

About Suricato de Asalto

Soy un suricato amaestrado. Me dedico a bailar sobre teclados y hablar de muchas cosas distintas.
This entry was posted in mini/Podcasts, Películas. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s