El Suricato habla, Ep. 62: Doctor Strange

Buenos días, tardes o noches, dependiendo de la hora a la que me estéis leyendo.

Esta semana voy a hablar de la película de la que todos están hablando: Doctor Strange.

La película empieza con Le Fay, una hechicera, hablando con el Sin Nombre acerca de cómo tiene que matar a Thomas Lindmer, Hechicero Supremo.

Cortamos al estudio de Lindmer, donde está preparándose para elegir a su sucesor: el doctor Stephen Strange.

Stephen Strange es un carismático y agradable doctor en… medicina en general. No recuerdo que nadie especificase su campo.

También, mientras conocemos al protagonista, Morgan Le Fay pelea con Lindmer, haciendo gala de sus poderes de… ¡CORTES DE EDICIÓN!

Después de poseer a una chica y tirar a Lindmer de un puente…

Ah, perdonad, estoy hablando de Doctor Strange, el telefilm de 1978 producido por Universal.

Asumo que querréis que hable de la versión de 2016 con Benedict Cumberbatch.

Y, teniendo en cuenta lo que cuesta ir al cine en Irlanda, os puedo asegurar que voy a hablar de esta película.

Mi opinión es, a grandes rasgos, la siguiente: está bien.

Marvel ha elevado a una ciencia el arte de hacer una película buena. No grandes películas, pero sí buenas.

De vez en cuando tienen películas lo suficientemente rompedoras como para deformar un poco el espacio-tiempo de las demás productoras (el superevento cinemático anteriormente conocido como Los Vengadores y Los Guardianes de la Galaxia son dos maravillosos ejemplos) pero, por norma general, solo hacen películas buenas.

Es cierto que, de vez en cuando, hacen una mala película, pero cuando comparamos, por ejemplo, Iron Man 2 a maravillosas torturas cinemáticas como Suicide Squad, podemos estar de acuerdo en que Iron Man 2 no es mala.

Al menos no de manera repulsiva.

Doctor Strange no es una excepción. Y, ¿por qué iba a ser una película mala?

Después de todo, el protagonista es nuestro ególatra favorito: Tony Stark… Este… no, perdón, Benedict Cumberbatch respondiendo al nombre de Stephen Strange, Doctor Strange o Mister Doctor.

Ese es el mayor problema que le puedo sacar a la película. Aunque es cierto que hay más, ese me parece el mayor.

La belleza del desarrollo de Tony Stark en Iron Man es que vemos cómo el personaje pasa de ser un hombre que no solo trabaja en lo que trabaja (venta de armas), sino que se enorgullece de sembrar destrucción y caos.

Benedict Cumberbatch, sin embargo, solo queda como alguien un poco aburrido y un tanto desagradable. No es hasta después del accidente (que se ve en el tráiler), que le vemos como alguien que debiera cambiar.

En el cómic original, el personaje trabaja solo por dinero (antes de ser un mago).

En la película, sin embargo, parece alguien que está más aburrido que otra cosa. Después de todo, es multimillonario, así que, si trabaja por algo, es por aburrimiento y para alimentar su ego. Y es más fácil empatizar con alguien aburrido que con un cretino que cobra cifras exorbitantes para salvar vidas.

De hecho, el personaje de Cumberbatch no practica operaciones que no crea puedan tener éxito. En el cómic original de Ditko, rechazaba a gente si no tenían el dinero para pagarle (tal y cómo le aconsejaba su hada madrina, Ayn Rand).

Pero bueno, después del accidente, el personaje empieza a entrenarse como un mago, aceptando relativamente rápido que no sabe nada del mundo que le rodea.

Otro problema con la película es que, al menos para mí, era complicado separar a Strange del actor, de manera que solo veía a Benedict Cumberbatch haciendo de un personaje en lugar de ver a Doctor Strange. Asumo que su acento “americano” no ayudó.

También, la motivación de uno de los personajes (no voy a decir quién) me parece que es poco explorada y explotada. Me da la sensación de que hay un par de escenas eliminadas por ahí.

Por no hablar del villano, que es de usar y tirar. Entiendo que algún villano tenía que ser usado para dar pie a la nueva colección de Marvel, pero aun así…

Ahora bien, lo bueno de la película: aunque la historia es similar a otras entregas anteriores (en los aspectos más básicos), el humor y el diálogo son lo suficientemente diferentes a lo que se ha hecho antes en la colección de películas.

También, es una pena que la película esté tan orientada hacia las peleas “físicas” de magia y no se centre en peleas algo más esotéricas, por así decirlo.

Sin embargo, las peleas son originales y espectaculares. Como cuando en Origen doblaban la ciudad, pero bien hecho. Las escenas en las que Stephen Strange descubre la naturaleza del universo son geniales, como la icónica escena de 2001 (que, de hecho, también imitaron en la película del 78), y los diseños que rodean todo son preciosos.

Ahora bien, los clímaxes de la película…

Sí, plural.

El primero es una pelea francamente genial. Me parece que, si no es la primera vez que una pelea se ha grabado de esta manera, es la primera vez que se ha hecho bien. El segundo clímax es más parecido a lo que muchos tenían en mente: algo más cerebral y de recapacitar que, encima, demuestra la naturaleza inteligente del personaje de Cumberbatch.

La película tiene momentos cómicos (como cualquier película de Marvel) que, por norma general, funcionan. Algunos quedan un tanto forzados, pero son, más bien, la excepción que confirma la norma.

Si Doctor Strange hubiese salido en 2008, cuando Iron Man, la primera película del universo cinemático Marvel, habría sido, bueno, igual de grande que Iron Man. Desde luego, habría sido más grande que El increíble Hulk.

Finalmente, aunque es cierto que el género de los superhéroes está empezando a verse un tanto abarrotado, no olvidemos que, en los cincuenta, el género que dominaba las pantallas era el western.

En cualquier caso, mientras Marvel siga produciendo películas decentes, DC y Warner Brothers no tienen nada que hacer. Salvo producir películas de animación francamente buenas.

Y el mensaje de la película es crucial: Conducir y mirar radiografías al mismo tiempo puede ser muy peligroso.

Advertisements

About Suricato de Asalto

Soy un suricato amaestrado. Me dedico a bailar sobre teclados y hablar de muchas cosas distintas.
This entry was posted in mini/Podcasts, Películas and tagged , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s