“Mascotas”, el post que no va de Star Trek

Estas últimas semanas he visto una gran cantidad de películas.

Eso es bueno. Sin embargo, no puedo hacer un podcast de cada una de ellas por varias razones.

Eso es malo.

Lo que sí puedo hacer es publicar dichas reseñas por escrito. Eso es bueno. Lo voy a hacer ahora.

Eso es… como lo queráis ver.

En cualquier caso, en esta reseña voy a hablar de Mascotas. En realidad, no tengo ninguna razón para hacer una reseña, puesto que, a juzgar por lo que ha sacado en taquilla, ya la ha visto todo quisqui (la última vez que lo miré, habían multiplicado por nueve la inversión).

Sin embargo, me gustó lo suficiente como para querer hablaros de ella pero, por motivos que escapan a mi control (estoy preparando podcasts que me van a traer más tráfico al podcast. Espero), no pude grabar una reseña de esta peli animada.

Pero eso se acabó.

¿Voy a grabar una reseña?

No, no lo voy a hacer.

Pero estoy escribiendo una. Eso es algo, ¿no?

La película sigue a Max, un pequeño Jack Russell que vive con su dueña. Al principio, el personaje lo cuenta como si estuviesen involucrados en una relación algo más que platónica. Porque ese era el chiste, obviamente.

La vida del perrito es perfecta hasta que, un día, llega Duke, un gigantesco perro de aguas (creo) que no le cae tan bien a Max. De esa manera, ambos personajes tienen una sana rivalidad.

Tras una horrible primera noche (en la que Max acusa a Duke de intentar acabar con el paraíso que Max y su dueña tenían), ambos perros son paseados. Es… es algo más dramático de lo que pueda parecer.

Duke aprovecha ese paseo para conseguir que Max se pierda. Sin embargo, le sale el tiro por la culata y ambos son atrapados por la perrera (que es una versión perruna de la cárcel pero, asumo, sin pastillas de jabón). A partir de entonces, los perros piden ayuda a un conejito blanco con tintes de sociópata para poder huir

Al otro lado de Nueva York, los amigos de Max (un bichón maltés toy (creo), un carlino, un tekkel (o dachshund), un halcón, un sabueso, un conejillo de indias, un gato y un periquito) deciden que le tienen que rescatar para hacer que vuelva a casa. Y eso es todo lo que se puede contar.

Al ver la película, parece ser una versión de Toy Story combinada con Toy Story 2 pero con animales. Y, aunque es cierto que la película es relativamente parecida a las de Pixar, también difiere lo suficiente como para poder sostenerse por sí misma.

El reparto es bastante variado (quizás, el personaje más frustrante y más aburrido es Max, aunque puede que eso se debiese a la voz elegida al doblarle al castellano) e interesante. Todos son relativamente distintos y te quedas con, al menos, algo que les caracterice y distinga del resto del reparto.

Por otro lado, la animación no terminó de convencerme por una razón muy sencilla: El estilo: todo lo que es la superficie de Nueva York tiene un estilo consistente con el de los protagonistas de la película (véase: muy de dibujos animados), sin embargo, cuando los personajes se pasean por las alcantarillas, el diseño del subsuelo resultaba muy realista, de manera que la ilusión se rompía.

Y el problema con la animación es ese. En más de un momento, uno se sentía que estaba viendo una película de animación, no una película. Se rompía una pared crucial que, al menos a mí, me sacaba de la ilusión en la que quería meterme.

Sin embargo, los movimientos de todos los animales eran más que geniales. Cuando Max se movía emocionado, me recordaba a mi perra, Kim. Ella también era un Jack Russel y se movía emocionada cuando jugaba y corría en círculos y te saltaba a los brazos cuando llegabas a casa y luego se iba corriendo por el pasillo, descolocando alfombras y chocándose con las puertas y las paredes… Es increíble lo bien que capturaron la personalidad de los distintos animales. Al menos, a mí me lo pareció solo por Max, que era la viva imagen de mi perrita.

Conclusión:

La película es entretenida y algo que toda la familia puede disfrutar. Especialmente si hay amantes de los animales en el público. Recomiendo, eso sí, encarecidísimamente, verla en versión original, puesto que todo el reparto original es brillante.

7/10

Advertisements

About Suricato de Asalto

Soy un suricato amaestrado. Me dedico a bailar sobre teclados y hablar de muchas cosas distintas.
This entry was posted in Películas and tagged , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s