El Suricato habla, Ep. 32: “Spy Kids: Todo el tiempo del mundo”

La música de esta semana, como la de la pasada, la compuso Luis Diez Cerro (https://soundcloud.com/luis-diez-cerro).

Buenos días, tardes o noches, dependiendo de la hora a la que me estéis leyendo.

La semana antepasada, estaba con mi novia y, como no había nada que hacer, decidimos echar un vistazo a Netflix. Sin embargo, no queríamos pensar, porque eso nunca lleva a nada bueno. Así pues, ella eligió ver Spy Kids: Todo el tiempo del mundo, asumo que por una combinación de nostalgia, la estupidez del film y lo que podía ofrecer la trama a juzgar por el título.

La siguiente hora y media fue… curiosa.

Como otros críticos han dicho antes: Robert Rodríguez es una elección interesante a la hora de llevar una peli porque lo hace todo: escribe, dirige, produce, edita, compone la banda sonora, prepara los burritos del cáterin… Todo. Lo hace todo.

Y por eso me gustan muchas de sus películas. El hombre tiene un sello personal interesante, un sello que también mantiene en sus películas infantiles.

Y, aunque la trama de Sharkboy y Lavagirl no es genial, las de Spy Kids son pasables.

En esta entrega, los protagonistas no son Juni y Carmen (aunque aparecen) aunque sí tienen cierto peso en la historia. No, los protagonistas son los primastros de Carmen y Juni.

Los niños (Sordito y Pretenciosa, creo que se llamaban) no saben que su madrastra es una superespía, creen que es una interiorista y, Pretenciosa en concreto, la desprecia.

Cuando un villano llamado The Timekeeper empieza a acelerar el paso del tiempo, Marissa (la madrastra), tiene que salvar el mundo. Sin embargo, Pretenciosa se queda con lo que Marissa necesita, de manera que los esbirros del villano asaltan la casa donde están Sordito y Pretenciosa.

Es en ese momento cuando Argonauta, el perro de la familia, les explica lo que está pasando (es un robot, no un perro). A mí, personalmente, fue el personaje que más me gustó porque le doblaba Ricky Gervais.

Poco a poco, la historia se va desarrollando y, como cabría esperar, los niños son la última esperanza del mundo.

A medida que la serie de películas avanzó, los motivos de los villanos se volvieron más humanos. Aunque, todo sea dicho, sus maneras de intentar obtener lo que querían se volvieron mucho más estúpidas.

En esta entrega, honestamente, los motivos del malo son comprensibles, pero su manera de llevarlos a cabo es tan sensata como cortarse el pelo con una escopeta.

Como todas las películas infantiles de Robert Rodríguez, hay un mensaje importante para los niños: aprovecha el tiempo que tienes. Es un buen mensaje que todos necesitamos recordar de vez en cuando.

También, como todas las películas infantiles de Robert Rodríguez, los diseños son interesantes. En este, como la temática central era el paso del tiempo, todo tenía un aire muy steampunk puesto que ese movimiento de la fantasía es uno que se centra mucho en los engranajes (del reloj, en el caso del film).

En conclusión: como película de adultos, deja bastante que desear. Como película infantil está bien: los niños estarán entretenidos, el mensaje está bien y Ricky Gervais trabaja muy bien.

También, ver la película en un estado mental deplorable por falta de sueño ayuda bastante a disfrutarla.

Advertisements

About Suricato de Asalto

Soy un suricato amaestrado. Me dedico a bailar sobre teclados y hablar de muchas cosas distintas.
This entry was posted in mini/Podcasts, Películas and tagged , , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s