Suricato y Dragón: La Reseña del Destino

Hace un par de semanas, salió Tigre y Dragón: la Espada del Destino en Netflix. También ha salido en un par de salas de cine en EE.UU. pero, como cabría esperar, en España, eso no ha pasado. Al menos que yo sepa. Bendita sea la SGAE y su agudo e inteligente raciocinio.

En cualquier caso, algunos de vosotros recordaréis la película original, Tigre y Dragón, que salió allá por el año 2000. La película, del género wuxia (artes marciales), tuvo bastante éxito, por lo que una secuela era una decisión lógica. También, como la película original de Ang Lee fue coproducida por China, esta decisión lógica tuvo que ser aprobada por lo que imagino fue un ejército de burócratas chinos.

Como todos sabemos, nada es más rápido que la burocracia, de manera que esta secuela haya salido solo quince años después es fascinante. Todos sabemos que las secuelas de películas con éxito suelen tardar unos cuarenta años en salir así que la burocracia quería que esta película existiese de verdad, porque les llevó menos de la mitad…

Bueno, me he cansado de este ejercicio en sarcasmo.

Por un lado, para la trama de la película, tiene sentido que se produjese quince años después, puesto que han pasado unos dieciocho años después de la película original. Sin embargo, gran parte de los actores de esta película no trabajaron en la original. De hecho, a juzgar por los artículos de la Wikipedia,que solo un par de actores retoman el papel de la original.

La historia de la película es que, después de muchos años de exilio, Yu Shu Lien, la protagonista de la original (creo, no recuerdo nada de Tigre y Dragón) vuelve al mundo real y va a Pekín, donde está El Destino Verde, la espada de su antiguo amado. El filo es conocido en el Mundo Marcial (China. No entiendo por qué se llama así y no el Reino del Medio, como se llama tradicionalmente la China. Supongo que porque está basado en una novela wuxia) por ser el mejor que hay, puesto que aquél que lo empuñe, jamás será derrotado en combate.

El villano, Hades Dai, quiere la espada para que su clan, El Loto del Oeste, ejerza control sobre el Reino del Medio (me gusta más, ¿vale?). Esa es su única motivación. Eso es lo único que le impulsa como personaje. No sabemos por qué. Quizás se explique en Tigre y Dragón, pero a saber.

La historia de la nueva película es bastante parecida a la de la original, si la Wikipedia es fiable. Alguien (el malo) quiere robar una espada porque es muy poderosa. Los buenos quieren protegerla. También hay muchos casos de ocultación de identidad. Como debe ser.

Pero bueno, la gente que conozco que la ha visto (mi reflejo) no la vio tanto por la historia sino por dos razones:

  1. El valor nostálgico.
  1. Lo espectacular que es visualmente.

El valor nostálgico es obvio: vi esta película alquilada del Blockbuster de al lado de mi casa en 2001. Tenía unos seis años o así. La vi con un coche de juguete en la mano. Así pues, al volver a verla en el catálogo de Netflix (un videoclub online), no pude evitar “alquilarla”.

La segunda razón es más obvia todavía. La fotografía en las pocas películas y series orientales que he visto hasta ahora es espectacular. De entrada, el país donde se graban es gigantesco, de manera que tienen acceso a muchísimos paisajes distintos. Así pues, es como la fotografía de El Señor de los Anillos, pero mejor, porque es más variado.

En todo momento, los paisajes de la película son coloridos y brillantes, como una moneda oxidada recién salida de la lavadora. No es el mejor símil posible, pero es bastante visual.

Por otro lado, cuando se grababa en plató (creo que se grabó en plató), los decorados son espectaculares, reminiscentes de aquellos decorados que se usaban en Ben-Hur. El cariño que hay en cada decorado es increíble y el detalle que se les da a todos es fascinante.

Pero bueno, lo que nos interesa a todos son los cables y las peleas. No recuerdo cómo se llama la técnica y no localizo el nombre, pero todos sabéis de qué hablo. Hablo de esto.

Es maravilloso. Es la perfecta combinación entre valor de producción y moverse como un perfecto idiota. Es como Superman volando en Superman II. No hay sensación de movimiento por parte de la persona, pero nuestro ojo nos convence de que sí lo hay porque, después de todo, el decorado se está moviendo. Me hace pensar en esto, la verdad.

Conclusión:

No es una gran película, y la trama no es gran cosa, pero si no recuerdas nada de la original, como yo, está bien. Pasas una tarde entretenida.

Los personajes son decentes, pero como las motivaciones de algunos vienen de la película anterior, no te enteras de nada. Los protagonistas jóvenes, eso sí, se explican bien. El villano es normal. Un poco genérico, quizás.

Las peleas son espectaculares y están genialmente coreografiadas, como cabría esperar. Y la fotografía es preciosa.

También, finalmente, los nombres de los personajes secundarios que ayudan a Lobo Silencioso (uno de los protas con un nombre genial) son maravillosos. Son un poco clichés, sí, pero me encantaron. Sobre todo Tortuga Ma.

7/10

Advertisements

About Suricato de Asalto

Soy un suricato amaestrado. Me dedico a bailar sobre teclados y hablar de muchas cosas distintas.
This entry was posted in Películas and tagged , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s