El Suricato habla, Ep. 21 Mi amigo Dahmer

Buenos días, tardes o noches, dependiendo de la hora a la que me estéis escuchando. Esta semana, al igual que la que viene, voy a hablar de dos cómics basados en hechos reales. Uno de ellos, Green River Killer, lo leí con 17 años. El otro, que es el protagonista de esta semana, es Mi amigo Dahmer, por Derf Backderf.

Antes de hablar del cómic, debiera hablar de Jeffrey Dahmer, uno de los asesinos en serie más escalofriantes de la historia, compartiendo lugar con Jack el Destripador. Sin embargo, Dahmer todavía no ha pasado al subconsciente colectivo español.

Así pues, es mi deber, hablar un poco de él:

Dahmer, nacido en los sesenta fue responsable de la muerte de diecisiete hombres, dos de ellos, chicos de tan solo catorce años.

Aterrador como pueda sonar esto, Dahmer fue más allá, pero me parece morboso contarlo sin más. Así pues, dejo el link aquí y salto a su juicio.

El hombre, a pesar de ser diagnosticado con varios problemas mentales, fue encontrado cuerdo a la hora del juicio, de manera que se le condenó a quince (posteriormente dieciséis) cadenas perpetuas.

En las entrevistas que concedió una vez encarcelado, parecía tranquilo y seguro, habiendo encontrado a Cristo mientras estaba encerrado. Irónicamente, murió en prisión de la misma manera que él mató a su primera víctima.

El karma, supongo.

En cualquier caso, hablemos del cómic y su autor.

Derf Backderf tuvo una vida curiosa, dibujando desde joven (algunos de los dibujos que aparecen en el cómic, de hecho, los dibujó mientras compartía espacio con el infame asesino), pasando a ser basurero en su ciudad natal y dibujando viñetas para periódicos. Su carrera le ha ganado unos cincuenta premios de cómics y, también, un Pulitzer (aunque no a su nombre, sino al del periódico en el que trabajaba).

Su aventura con Dahmer sobre el papel comenzó, obviamente, cuando pillaron a Dahmer.  Le costó bastante contar todo lo que quería de una, pero en el tomo del que hablo esta semana, lo consiguió.

Visualmente, el estilo caricaturesco del autor, no es uno que me apasione. No me desagrada, pero no es uno que me gustaría tener en mi habitación.

Sin embargo, al ser un poco antinatural e inquietante, transmite la historia y la emoción de ella tanto mejor.

La historia es… bueno, inexistente. No es más que Backderf hablando de cómo era Dahmer en el instituto, lo “raro” que era y como empezó a alcoholizarse para evitar matar.

La razón de su alcoholismo, en retrospectiva, resultaría obvia, pero, en el momento, no fue subsanada, tristemente.

Como Backderf dice, quizás, si algún profesor hubiese ayudado a Dahmer, no habría matado. Eso no le habría hecho llevar una vida feliz, pero sí una vida en la que él llevase la voz cantante y no la oscuridad que estaba en su cabeza.

Prosiguiendo, Backderf dice que la vida de Dahmer fue trágica hasta su primer asesinato. Después no fue más que una horrible y patética pantomima.

Y es verdad. Sin embargo, da pena pensar en cómo algunas conversaciones con su padre (aunque no habría sido tan sencillo por el divorcio), podrían haber evitado la tragedia.

Sin embargo, no podemos hacer nada acerca de ello ya, pero, si estamos atentos, quizás podamos ayudar y evitar que algo así vuelva a pasar.

Advertisements

About Suricato de Asalto

Soy un suricato amaestrado. Me dedico a bailar sobre teclados y hablar de muchas cosas distintas.
This entry was posted in Cómics/Webcómics, mini/Podcasts and tagged , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s