La continuidad da igual

Como se puede intuir, soy un fan de Star Wars. Por eso cuando, hace unos años, se decidió eliminar todo el Universo Expandido, me molesté un poquito.

Sin embargo, he madurado. En contra de lo que puedan decir mis amigos y mis padres. Ahora puedo afirmar que la continuidad es un extra y, como tal, no es necesaria.

Antes de nada, voy a decir que la continuidad no es mala. No, puede ser buena. Lo que no es bueno es lo enfermiza que es la obsesión de algunas personas con ella.

Entiendo que la gente quiera poder organizar las cosas y saber qué pasa entre películas (o cómics, o capítulos), pero la pasión porque todo encaje me parece algo extraña.

Lo que queremos todos, en realidad, es que haya más historias con los personajes que nos gustan. Lo siento, pero en mi experiencia, es eso.

Vamos a ver, por ejemplo, Indiana Jones es, a efectos prácticos, Han Solo, solo que en lugar de un amigo peludo, utiliza un látigo. Por eso, a los fans de Star Wars nos gustan tanto las tres películas de Indiana Jones.

Porque solo hay tres. La cuarta, gracias a mi maravillosa percepción de la continuidad, no tiene nada que ver con las originales.

¿Veis?

¡Solo son ventajas!

A ver, estupideces aparte, la continuidad obsesiona a la gente.

Cuando salió Mad Max: Fury Road, recuerdo que unos cuantos amigos estuvieron hablando acerca de dónde encajaban los hechos del film. Sin embargo, había pistas que apuntaban en una dirección (antes de la segunda) y otras que te dirigían a otra (después de la segunda o de la tercera).

Luego, llegó el director y dijo, básicamente, que la continuidad le daba igual, que la película no tenía por qué encajar con nada.

Y eso es maravilloso.

De entrada, le permitió dos cosas: tirar del nombre (y sacar mucho dinero) y tener libertad para poder hacer lo que quiera cuando, inevitablemente, saque otra película bajo el mismo sello.

Es decir, aunque la continuidad puede añadir nuevos niveles a nuestro entretenimiento, como ha sucedido con el increíble universo cinemático Marvel. Sin embargo, la cantidad de información que hay que tener en cuenta para enterarse de todo resulta impráctica.

Por ejemplo, Vengadores 2: La era de Ultron, para saber todo lo que pasaba, requería ver la serie Agentes de S.H.I.E.L.D. Y eso es tiempo que no voy a gastar.

Pero bueno, otro de los problemas que hay con la continuidad es los fans. Si hay algo que no gusta, inmediatamente, se ataca. Se salta al cuello, intentando cercenar la yugular. Por alguna razón, todo tiene que encajar. Es como una perversión del trastorno obsesivo compulsivo.

En conclusión, antes de que me distraiga una mariposa, voy a pedir a todo el mundo que deje de obsesionarse con la continuidad. Si hay un fallo de película a película o lo que sea, no pasa nada.

Siempre y cuando la historia que nos cuenten sea buena.

Eso es lo más importante: que la historia sea buena. Y los personajes. Y que nos distraiga…

Bueno, me entendéis, ¿verdad?

Advertisements

About Suricato de Asalto

Soy un suricato amaestrado. Me dedico a bailar sobre teclados y hablar de muchas cosas distintas.
This entry was posted in Análisis. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s