No me dejaron acercarme a M. Night Shyamalan

Como siempre, he conseguido que me cuelen en una peli de Universal antes de que se estrenase. Esta vez, sin embargo, el director hizo acto de presencia. Pero, al contrario de lo que me había imaginado, no me dejaron acercarme a él. Me dio pena, la verdad, porque me gustaría haber hablado con él acerca de La Joven del Agua, una película que me encantó cuando la vi hace… ¡Señor! ¿Ya han pasado nueve años?

En cualquier caso, la película que vi fue La Visita. Si este nuevo proyecto del indio os sorprende, imagino que no habéis visto ninguna de las cuatrocientas marquesinas que se han puesto por todas las ciudades del mundo. Salvo Corea del Norte. Quizás.

La película se ha autodefinido como una de terror/comedia. No. No es una película de terror. Es una película de suspense. El terror tiene que dar miedo. Esta película no da miedo. Te agobia y lo pasas mal, sí, pero miedo, lo que se dice miedo… no lo da. Eso no es malo. Es distinto.

Prosigamos. La película es un “documental” grabado por uno de los personajes que vive la historia. No es particularmente novedoso, cierto. Sin embargo, Shyamalan aprovecha todo lo que se ha visto en ese género para que funcione. Por no decir que justifica que haya escenas en las que todo está desenfocado. En mi cabeza esto funcionó así:

– ¿Quién ha embadurnado las lentes con vaselina? – chilló Shyamalan – ¡Esperad! ¡Podemos aprovecharlo y hacer que la protagonista se queje de que su hermano no ha manejado correctamente la distancia focal!

Mi cabeza es bastante técnica y ácida.

Descontando eso, la verdad es que la película está bien contada. La acción y el movimiento en la pantalla te llevan de un lado a otro para luego asustarte. También, como debe ser, aprovecha lo que no vemos para aumentar el suspense. Si en una película de terror ves bien al monstruo, pierde algo (o todo). Pensad en esto: ¿y si en Tiburón se hubiese visto al antagonista? Cosa que, por cierto, estuvo muy cerca de suceder.

Sin embargo, lo que más me gustó de la película no fue la trama, sino el desarrollo de los protagonistas, en concreto el de la chica. Aunque es cierto que tanto la trama como el desarrollo van de la mano, los cambios que sufren me parecen más importantes que otra cosa.

La trama de la película, por cierto, es que una pareja de hermanos va a visitar a sus abuelos, a los que no han conocido. También, y esto es muy importante, el padre de los críos les abandonó un tiempo atrás. Pudo haber sido cinco años antes del comienzo de la película como el día anterior. Aunque esa segunda es bastante improbable.

Es, de hecho, este abandono, el que pone en marcha toda la trama. No voy a decir más, pero las reacciones de los personajes frente al abandono dan pie a una de las mejores escenas de la película. Otra de las mejores escenas es la escena final (bueno, no es la escena final de verdad, pero es con la que me quedé). Resulta genialmente catártica para los personajes. Encima, es la única escena en la que recuerdo que haya música. El resto de la película, aunque puntuado de vez en cuando con instrumentos, transcurre en silencio.

Conclusión:

No puedo decir mucho más de la película, porque eso significaría destrozarla, pero merece la pena echarle un vistazo, aunque sea para aprender el lenguaje de la cinematografía. O para ver una entrevista que se hace hacia la mitad del film.

La única pega que le veo es la lección moral del final que, aunque viene a cuento, da la sensación de estar metida con calzador. Por alguna razón, me resultó forzada. Eso sí, es una buena lección.

El giro (algo icónico en las pelis de Shyamalan), por su parte, no me resultó tan sorprendente como otros de sus películas pero supongo que al cabo de un tiempo, todos nos quedamos sin ideas.

Finalmente, como Shyamalan explicó al principio de la película, La Visita es una experiencia para compartir. Hay que verla en un cine. O con más gente. Es muy importante. Lo pasas mejor.

7/10

Para una versión grabada (y distinta), seguid este enlace.

Advertisements

About Suricato de Asalto

Soy un suricato amaestrado. Me dedico a bailar sobre teclados y hablar de muchas cosas distintas.
This entry was posted in Películas and tagged , , , , . Bookmark the permalink.

One Response to No me dejaron acercarme a M. Night Shyamalan

  1. Amaya Bravo de Urquia says:

    Me ha gustado mucho.

    Like

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s