Las voces de mi cabeza no molan tanto

Hace una semana, por fin, pude ver Del Revés, la última película del imparable titán que es Disney-PIXAR (en serio, mencionad una película suya que no tenga relevancia cultural salvo Aviones).

De entrada, debo decir esto: no es una película para niños. Es como
El emperador y sus locuras, aunque por razones distintas. Mientras que El emperador y sus locuras era para adultos por su sentido del humor, Del Revés es para adultos porque tiene conceptos bastante complicados, como un funcionamiento más o menos real del mundo de los recuerdos y los sentimientos encontrados. Y un corto momento de depresión, pero pasó tan rápido que casi da igual.
La trama de la película es sencilla: la familia de Riley se muda de Minnesota a San Francisco. La niña de once años siempre había sido bastante alegre. Cabe decir que los sentimientos de Riley no son conceptos abstractos, sino vocecillas en su cabeza. Hasta el momento de mudarse, el sentimiento que maneja a Riley es Alegría.
Sin embargo, después de mudarse, Tristeza empieza a hacer cosas, como tornar recuerdos felices en recuerdos tristes.
Como no quiero explicar toda la mitología interna de la película, basta decir que Riley crea un recuerdo triste y Alegría se opone a ello, lo que causa un problema tremendo.
Este problema hace que Riley pierda tanto a Tristeza como Alegría, que son catapultadas a la memoria a largo plazo de la niña. Esto significa que, mientras Tristeza y Alegría no estén en el centro de mando (¿el lóbulo central? Digamos que sí), la niña no es capaz de sentir nada que no sea miedo, ira o asco (originalmente, habría habido una veintena de emociones ahí dentro, pero era demasiado).
Así pues, a medida que pasa el tiempo, la chica empieza a ser más asocial.
Como cabría esperar, esta película se caracteriza por el arco de la protagonista, Alegría. Tiene que aprender (y este es el mensaje de la película que cuentan en todas las críticas, así que puedo hablar
de él tranquilamente) que, de vez en cuando, la tristeza puede ser buena porque nos recuerda lo bueno del pasado, nos hace ver de dónde venimos y puede ser una fuerza que nos impulse.
Desafortunadamente, no la pude ver en inglés, así que no puedo hablar de Amy Poehler o Lewis Black, los dobladores de Alegría e Ira en la versión original.
Como casi todas las películas de PIXAR, está interconectada con todas las demás con pequeñas referencias a cortos de la compañía u objetos de otras películas, como el globo de Andy. Sí, es una conexión tenue, pero en Internet tenemos mucho tiempo para organizar teorías que engloben todas las películas de PIXAR.
En cualquier caso, no voy a hablar de las hipótesis que pululan por Internet. Para enteraros, vais a tener que gastar la misma cantidad de tiempo que yo.
Prosigamos: la edición de sonido fue genial, al igual que la banda sonora. ¿Cabría esperar menos?
Visualmente hablando, hay que hablar de dos mundos: el mundo de Riley, que es bastante similar al de Andy en Toy Story y las demás. El otro mundo, el que está dentro de la cabeza de Riley, es
significantemente más interesante.
Para empezar, es súper colorido, cosa que agrada al niño de cinco años que está en mi cabeza. Para seguir, todos los sentimientos tienen una forma concreta que representa a los personajes: Ira es un cuadrado, Miedo es un nervio (sep), Asco es un brécol, Tristeza es una gota y Alegría es una estrella.
Todos los personajes están hechos de partículas, cosa que casi no se aprecia en los carteles. En la gran pantalla, las texturas eran geniales. Cuando los personajes se emocionaban (hehehehe), las partículas de las que están hechos salen volando por todos lado por no hablar de los colores. Aviso, la elección de los colores no es sutil. De ninguna manera se puede considerar sutil.
Recuperando momentáneamente el tema del mundo que está en la cabeza de Riley, el equipo creativo de PIXAR creó, con las islas de la personalidad, una de las mejores maneras de representar a sus personajes visualmente: cinco momentos clave que definen a la chiquilla son cinco “islas” que flotan lejos del centro de mando que es el lóbulo frontal. Sin embargo, siempre están a la vista porque (supongo) Riley está segura de sí misma y de quién es.
El mensaje de la película es algo más interesante que otros, que suelen ser: acéptate a ti mismo. Esta vez, es algo más práctico. Pero como ya he dicho cuál es el mensaje, me callo.
Antes de terminar, voy a hablar de la animación de los personajes, sobre todo de Alegría.
De entrada, Ira, Miedo y Asco se animaron de manera práctica, un poco como caricaturas de lo que representan, como todos.
Tristeza, más que nada, representa la apatía que puede acompañar a la tristeza de vez en cuando.
Pero Alegría… Alegría es una referencia a la animación clásica del principio. Se mueve como el ejemplo perfecto de la técnica llamada “encoger y estirar” (aparentemente, a los animadores no se les da muy bien eso de nombrar cosas).
Conclusión:
Una de mis películas favoritas de PIXAR, por no decir mi favorita. Desafortunadamente, puede hacerse algo lenta para algunas personas. Definitivamente, no es una película para chavales.
Barajan conceptos interesantes, como la creación de memorias a largo plazo y el olvido, por no hablar de la utilidad de la tristeza.
Si la podéis ver en inglés, hacedlo, porque los personajes se diseñaron con los dobladores originales en mente.
Finalmente, si os gusta la animación, echadle un vistazo. No tiene ninguna clase de pérdida.
9,5/10
Advertisements

About Suricato de Asalto

Soy un suricato amaestrado. Me dedico a bailar sobre teclados y hablar de muchas cosas distintas.
This entry was posted in Películas and tagged , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s