¡Banana! ¡Papoy!

Hace unos años, Steve Carell dio vida a Gru, el villano favorito de mucha gente. La película tuvo bastante éxito. Entre las razones para ello podemos contar el diálogo, el diseño de personajes (y en general) y los minions. Estas judías amarillas se convirtieron en un acontecimiento de la noche a la mañana. Volvieron locos a todos. Así pues, era de esperar que se produjese Los Minions.

Yo, como ya he hecho antes, utilicé mi descaro profesional para colarme en el pre-estreno.

Pero vamos a hablar de la película, no de mi cara dura: los diez o quince primeros minutos fueron geniales. En ellos se contaba el origen de los personajillos y se presentaba a los antiguos villanos para los que habían trabajado antes.

Una vez “despedidos” por Napoleón, los minions se esconden en una cueva durante un siglo y medio (saltándose así a un villano menos… cinemático, digamos).

Tras tanto tiempo sin un “¡Jefazo!”, tres valientes minions (Stuart, Kevin y Bob) parten en busca de un nuevo “¡Jefazo!”. Este “¡Jefazo!” (me encanta. Oigo a los minions cada vez que lo escribo) estará, con total seguridad, en la VillanoCon de Orlando, Florida. Sabiendo esto, van hacia Orlando con una amable familia cuyos miembros poseen unos preciosos pasamontañas a juego… con los que ocultan sus caras mientras atracan bancos.

Tras conseguir el trabajo con su nueva “¡Jefazo!”… bueno, mejor dejo el resumen ahí.

Prosigamos: al igual que las películas que la preceden, Los Minions es una golosina visual que hace gala de una paleta increíblemente extensa, pasando de colores pasteles a chillones sin dudarlo.

El diseño de los personajes, al igual que en Gru y Gru 2, es similar a lo que pasaría si uno fuese a cruzar una araña con un hombre. Esto permite a los personajes moverse tanto con gracia como si se tratasen de caricaturas de Groucho Marx. Borracho.

El diseño visual en general, por su parte, es idéntico al de la primera: decidieron darle a unos niños de cinco o seis años unas ceras Manley y papel .Y funcionó perfectamente. Todos los vehículos, todas las armas… Todo demuestra que tiene personalidad e historia.

Por otro lado, la banda sonora toca todas las esquinas del Reino Unido – donde tiene lugar gran parte de la acción –; desde clásicos de los Beatles (obviamente) hasta Auld Lang Syne. Obviamente, como aficionado a la música, esto le da puntos a favor.

Conclusión:

Una película entretenida para todos.

Debo ser honesto, no estaba seguro de si los minions iban a poder llevar ellos solos el peso de una película. Estoy contento de haberme equivocado (enmarcad eso, porque no creo que lo vaya a volver a decir).

También podemos ver a Gru en algunos momentos de la película uniendo así Gru, mi villano favorito a Los Minions.

Finalmente, el film ofrece cosas que no he visto antes, véase:

  1. La Reina de Inglaterra bebiéndose una pinta de cerveza en menos de cinco segundos mientras echa un pulso con un londinense.
  2. Los criados de la Reina jugando al polo sobre corgis.

Vamos, la película tiene un poco de todo.

8/10

Advertisements

About Suricato de Asalto

Soy un suricato amaestrado. Me dedico a bailar sobre teclados y hablar de muchas cosas distintas.
This entry was posted in Películas and tagged , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s