Selkies y niñas

Hace un par de días, volví a ver El gran Lebowski, el clásico de los Coen. Lo vi en la gran pantalla y fue genial. Simple y llanamente.

Al llegar a casa empecé a hablar con mis padres acerca de cómo solo he visto dos películas perfectas a lo largo de mi vida. Una es El gran Lebowski y la otra El imperio contraataca. Podéis o no estar de acuerdo conmigo, especialmente, por lo que he visto, con respecto al segundo título. Pero me da igual.

En cualquier caso, hablé con mis padres acerca de cómo, tarde o temprano, encontraría una tercera película para esa lista. Al día siguiente, fui al cine con mi prima y unos amigos. Vimos La canción del mar, una película que quería ver desde que supe de su existencia a principios del año pasado (aunque llevaba en producción desde 2009).

La encontré.

Ya he dicho más de una vez lo que pienso de lo que la gente piensa de la animación, pero lo voy a repetir, porque nunca me voy a cansar: la animación no es solo para niños.

Las pocas películas y series que he visto que son exclusivamente para niños, son las películas animadas educativas (y nadie le compraría eso a sus hijos. Les pones un poco de Phineas y Ferb y a correr). Sin embargo, cualquier otro producto animado está diseñado con una idea central: los padres la van a ver con el niño, porque nadie dejaría que sus hijos fuesen educados por la televisión. Así pues, sabiendo eso, los guionistas, que también son adultos, introducen chistes diseñados para que los críos no los pillen.
En cualquier caso, estoy divagando. Vamos a volver a la película que nos atañe.

La vi. La disfruté. Salí de la sala. Y durante unos cuantos días, solo he pensado en esta película. Sí, he hecho otras cosas, pero en todo momento, la canción del mar ha estado sonando en mi cabeza.

La historia es sencilla: es la historia de amor entre dos hermanos. En realidad, es bastante clasicota. El mayor es el príncipe destronado y odia a la pequeña. La pequeña lo adora.

Todo empieza con el niño (Ben) pintando las historias (mitología irlandesa) que su madre le cuenta al tiempo que ella (Bronagh) le enseña una canción en gaélico. Después de pintarrajear un poco, la madre acompaña a su hijo a dormir. Tras un rato dormido, Ben se levanta y ve cómo su madre sale corriendo de la casa al tiempo que se disculpa.

Después de ello, Bronagh desaparece y Ben tiene que crecer con su padre y su hermana, Saoirse. Conor, tras haber perdido a su mujer, ha dejado de preocuparse por nada y se ha encerrado en su interior.

Cuando la abuela paterna de los niños llega a visitarles por el cumpleaños de Saoirse, empieza a quejarse de que su nieta de seis años no hable.

Después de que la niña se meta en un lío (que no voy a explicar porque sería un spoiler), la abuela se lleva a sus nietos a la ciudad (Dublín, pero nunca se dice abiertamente). Sin embargo, deja a Cù, el perro de Ben, en el faro donde vivían.

Así pues, Ben tiene que volver con su mejor amigo. Sin embargo, al huir de vuelta al faro, sin querer, se lleva a su hermana con él y descubre que las historias que su madre contaba eran ciertas.

No voy a decir nada más porque la película tiene que ser vista (y porque ya he contado demasiado) para ser disfrutada.

Prosigamos, sin embargo, con ella.

Visualmente, es una de las películas más bonitas que he visto en un tiempo, y la más reciente que recuerdo ahora es El libro de la vida, sin embargo, ninguno de los estilos tiene nada que ver con el otro.

Cartoon Saloon, 2015

Cartoon Saloon, 2015

Cartoon Saloon, 2015

Cartoon Saloon, 2015

La canción del mar es genial visualmente hablando (y en todos los demás aspectos). Se sirve de un estilo sencillo y colores vivos y apagados por igual para llevarte a un mundo mágico y creíble.

De hecho, descontando la presencia de criaturas mitológicas en la película, es una de las experiencias más creíbles que he visto en la gran pantalla en un tiempo. Todos parecen personas de verdad, gente normal, con preocupaciones normales…

No sé. Es una película que me ha enamorado.

La música, por su parte… bueno, a ver. Al entrar a la sala (tarde porque me había distraído el brillante grifo del cuarto de baño), la película estaba empezando y los primeros acordes de la música me recordaron a la banda sonora de Los mundos de Coraline, una de mis películas favoritas. Eso me hizo saber que La canción del mar iba a ser una gran película. Y no me equivoqué.

Conclusión:

Es la mejor película de animación jamás hecha. No admito discusión. Id a verla al cine. No es una sugerencia. Es una orden.

10,5/10

Advertisements

About Suricato de Asalto

Soy un suricato amaestrado. Me dedico a bailar sobre teclados y hablar de muchas cosas distintas.
This entry was posted in Películas and tagged , , , , , . Bookmark the permalink.

2 Responses to Selkies y niñas

  1. diegobravo67 says:

    Sugerencias para tu lista de películas de animación:
    – Fantasia
    – American Pop
    – Allegro non troppo

    Y para películas perfectas, tengo unas cuantas para comentarte…

    Liked by 1 person

  2. Un poco tajantes tus comentarios sobre la película, pero si tu propósito es que entren ganas de ir a verla, lo has conseguido.

    Like

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s