Clavos y sirenas.

Hace un par de meses, hablé de Daughters of the Witch Queen, Part 1, ¿lo recordáis? Yo lo recuerdo vagamente, así que, para que lo recordéis conmigo, os dejo el link aquí mismito.

En cualquier caso, al igual que la primera entrega, empieza con dos personajes que no vuelven a aparecer de la misma manera en el resto de la historia. Aunque, que no se les mencione abiertamente, no significa que no sean parte del “decorado” de la historia.
En este caso, la primera escena es un masaje en un spa en medio de Londres. Una chica rubia recibe un masaje en una piscina de agua caliente. De pronto, a medida que el masaje avanza, empieza a sangrar y… cambio de escena.
Al igual que la primera escena de la primera parte, todo lo que pasa en estos prólogos se integra en la historia final. ¿Cómo? De momento no lo sé. Pero lo sabré. No os preocupéis. Y, lo que es más, os lo reventaré, no os preocupéis.
Volviendo a la historia en sí, los personajes de la entrega anterior (llamados Nicholas Odd, Rain y Vision, que es un cuervo) van a un parque donde hay un portal. No sabemos lo que es un portal, pero eso es irrelefante (un elefante pequeñito). Lo único que sabemos es que, cuando llegan ahí, se ha liado la de dios es pardo porque no hay nada. Bueno, no hay nada si descontamos las “mentiras blancas”, que son unos bichejos muy majos que se duplican sistemáticamente para llevar a cabo su cometido. En el caso de la escena en la que aparecen, asumo que su intención era comerse a todo quisqui.
No voy a describiros a estas criaturas porque quiero poder dormir, pero basta decir que las mentiras blancas son criaturas retorcidas y desagradables.
Una vez se han librado de los monstruos, Nicholass, Rain y Vision van a una casa de baños que lleva el Tsar de Londres. Y sirenas. Sirenas pelirrojas.
Las sirenas siempre están bien. Si son pelirrojas, es todavía mejor.
Conclusión:
Al igual que la entrega anterior, esta segunda parte está bastante bien. Es una segunda parte que merece la pena y, a pesar de ser más larga que la anterior (casi el doble, de hecho) se lee igual de rápido (un trayecto de autobús). Si la queréis comprar, cosa que os recomiendo encarecidísimamente, os dejo el link aquí.

8,5/10

Advertisements

About Suricato de Asalto

Soy un suricato amaestrado. Me dedico a bailar sobre teclados y hablar de muchas cosas distintas.
This entry was posted in Libros and tagged , , , . Bookmark the permalink.

2 Responses to Clavos y sirenas.

  1. Los enlaces a los que te refieres en el texto no aparecen, hijo. Mira a ver si es un fallo o cosa mía. 😉 Me ha gustado. Besos.

    Like

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s