La guerra contra el terror…ífico robot

Sale con retraso, pero no podía haber salido antes. Ha habido que depurar esto muy mucho.

El 1 de mayo vi Vengadores 2: la era de Ultron.

Fue un caos, porque quería ir a la sesión de las nueve de la noche, pero estaba llena, así que mis amigos y yo terminamos yendo a las doce de la noche, lo que implicó llegar a casa a las cuatro, porque dos horas y media de peli más lo que tardamos en volver a casa, bueno, chupaba tiempo.

En cualquier caso, salí un poco frío de la película pero, a medida que ha ido avanzando el fin de semana, me ha ido gustando más y más.

Creo que, en el cine, no me gustó tanto como debiera por la edición. Me explicaré, como siempre hago, aunque nadie lo quiera:

Vamos a ver: Joss Whedon (Buffy la cazavampiros y Firefly), el director y guionista de la película, escribe muy bien . Sin embargo (y es un sin embargo grande), no sabe crear mundos de manera rápida.

De hecho, el mayor fallo de Firefly era ése. El primer capítulo era eterno y, más de una vez en las dos horas que duraba, pensé en dejar de lado la serie. Afortunadamente, no lo hice. Pero esta no es mi crítica de Firefly, sino de Vengadores 2.

Volviendo al meollo. La inhabilidad de Whedon se ve compensada porque hay películas que se han usado para crear las historias de origen de los protagonistas. Eso quiere decir que las películas de los Vengadores no necesitan una hora para montar a los personajes. El público ya les conoce. Y, si no, basta con ver las veinte horas de películas que hay. Porque, claro, todos tenemos esa clase de tiempo.

Así pues, el fallo de Whedon se ve compensado gastando más tiempo en definir a los personajes y el mundo.

¿Qué pasa con esto?

Que se asume que el público ha visto todo lo que precedía a La era de Ultron. Y, aunque bien es cierto que era el caso en mi sala de cine, no todo el mundo recuerda con pelos y señales todo lo que le pasó al Capitán América en El soldado de Invierno.

Yo sí, pero tengo un problema y es que almaceno datos inútiles en mi cabeza. Un poco como síndrome de Diógenes, pero menos llamativo.

Así pues, a la hora de hacer la crítica, no voy a asumir que todos sabéis todo lo que pasó antes de Vengadores 2. Por eso lo voy a explicar.

En pocas palabras: Tony Stark (Iron Man, interpretado por Robert Downey Jr.) se hizo una armadura de Iron Man, peleó contra un par de malos, padeció de cáncer (creo) y se curó. Peleó contra alienígenas y lanzó una cabeza nuclear al espacio. Después de ello sufrió una crisis nerviosa y fabricó más armaduras de Iron Man que se movían solas y después se curó otra vez (tenía metralla en el corazón y, por alguna razón, sus robots no podían curarle antes a no ser que sufriese un cambio de personaje significativo)

El Capitán América (Chris Evans) era un alfeñique, pero luego no. Peleó contra unos nazis ocultistas y se congeló para salvar Nueva York. Unos cuantos años después, se despertó en hoy en día y no sufrió ninguna clase de secuela tras algo más de setenta años congelado. Después de parar una invasión alienígena – véase Iron Man –, derrotó a los nazis ocultistas (que también habían sido comunistas por alguna razón) y habían tomado el control de una organización secreta, que era la que unió a los Vengadores para salvar Nueva York de los alienígenas. También se hizo amigo de un negro, algo que supongo le cambió para siempre siendo como era un chaval blanco de Manhattan de los treinta.

Thor (Chris Hemsworth), por su parte, se peleó con gigantes del hielo y perdió a Mjölnir. Su hermano, Loki, lo aprovechó para matarle y conseguir el trono. Sin embargo, Thor recuperó a Mjölnir y ganó. Después Loki mandó alienígenas contra Nueva York y Thor hizo su parte por repelerlos. Después de ello, unos elfos oscuros quisieron hacer cosas raras, pero él les paró y se enrolló con su novia humana, interpretada por Natalie Portman.

Hulk… nadie habla de la película que precedió a los Vengadores. Le interpreta Mark Ruffalo en esta saga. Eso está bien. Creo

La Viuda Negra (Natasha Romanoff, interpretada por Scarlett Johansson) hizo de secretaria de Tony Stark para ver si se le podía usar para la iniciativa Vengadores. Luego rechazó a los alienígenas y después ayudó a Capitán América contra los nazis-ocultistas-comunistas.

Hawkeye (Jeremy Renner)… Era Robin Hood. Creo. Hasta La era de Ultron, el personaje me importaba más bien poco. Ahora… bueno, no es crucial para mi vida, pero ha ganado puntos a su favor. Como Wash en Firefly. Bueno, casi.

Señor, ahora que lo pienso, todo esto es raro de narices.

En cualquier caso, tras este resumen y hábil comentario, pongámonos en marcha con Vengadores 2. La trama es muy sencilla:

Tony Stark decide que tiene que crear una inteligencia artificial (Ultron) para defender a la humanidad. Como mucha gente con la que he hablado de la película, preguntaré lo mismo: ¿acaso no han aprendido algo útil de Terminator? Cualquier entrega. Incluso la tercera y la cuarta valen. Lo que yo aprendí de esas películas es a dormir con un revólver cerca de la cama, por si a mi tostadora se le va la pinza.

Parece que Tony Stark vio la cuarta entrega, echó un vistazo a los planos desolados y pensó “Eso mola mazo”.

Bueno, bueno, voy a dejar de decir tonterías. Las razones de Tony Stark son válidas: quiere protegernos y, aparentemente, su perfectamente perfilada barba no es capaz de hacerlo a solas. Así pues, hace robots para defender a la gente y, cuando descubre que el cetro de Loki (que se ha visto en todas las pelis porque Loki está hasta en la sopa) tiene inteligencia, decide que tiene que instalarlo en sus robots asesinos de la muerte.

Es un poco como ver que tu enchufe le da caña al secador y pensar “Si meto el dedo ahí, seguro que seré más fuerte”. No hace falta que diga cómo terminará cualquiera de las dos situaciones.

Es decir, que toda la trama empieza porque Tony decide jugar a ser Dios.

Y no voy a contar más de la película porque está mal y – y esto es lo crucial – es muy enrevesado para cualquier persona que no haya seguido estas películas. Ni la serie de Agents of S.H.I.E.L.D.. Ni Agent Carter. Ni conozca los cómics. Es un jaleo.

Hablando de los cómics, hay pullitas muy interesantes hacia los cómics. Por ejemplo, Iron Man se burla de su colega War Machine. Bueno, no. El personaje en cuestión le cuenta a Iron Man una anécdota de sus misiones (algo de mover un tanque). A Tony no le impresiona. Cuando se entera de que es una historia de War Machine dice: “Ah, ¿es una historia de War Machine? Entonces está muy bien”.

Claro, este chiste se pierde en cualquier persona que tenga una vida social sana, pero mis amigos y yo nos reímos mucho.

Por otro lado, la relación tirante entre el Capitán y Tony (ya vista en la primera entrega) se acentúa en esta película gracias a la intervención de Ultron:

Tony es el estado militarizado que quiere proteger a todos, mientras que el Capitán América es un cuerpo militar que busca la transparencia absoluta. Y luego Ultron les acusa a todos de hipócritas. Y luego él salva al mundo aniquilando a la humanidad.

Todo sea dicho, la mejor frase de la película la dice Ultron: Cuando el mundo se queda tranquilo, Dios le tira una piedra.

Finalmente, la mayor pega que le veo al film, como ya he dicho, es la edición.

De entrada, hay muchas peleas para una película de dos horas y pico. No son malas, están excelentemente coreografiadas, pero son muchas. Así pues, la historia resulta muy acelerada y los personajes cojean porque, como han evolucionado en otras películas, no se les tiene que explicar.

Eso es un error. Los personajes entran, desaparecen quince minutos y luego reaparecen sin dar explicaciones.

Por otro lado, si Whedon se hubiese salido con la suya, la película habría sido mucho mejor.

¿Por qué?

Porque su versión tenía casi una hora más, es decir, las relaciones de los personajes se habrían explorado en profundidad, como la de Natasha y Bruce Banner.

Conclusión:

Una película buena. Mejor que la primera a nivel técnico: los personajes tienen conversaciones interesantes y han evolucionado. Sin embargo, no es igual de impactante que la primera. Eso, al salir, le quitó puntos.

No es la mejor película del Universo Cinemático (ese título le corresponde a Los Guardianes de la Galaxia), pero es muy buena. Whedon se supera a sí mismo. Bueno, en el cine. Descontando Serenity, que se estrenó en tres cines o así.

Bueno, está muy bien.

Si te va todo el rollo de hombres muy fuertes pegando a robots muy fuertes.

Como he dicho, a medida que pasa el tiempo, me gusta más.

Advertisements

About Suricato de Asalto

Soy un suricato amaestrado. Me dedico a bailar sobre teclados y hablar de muchas cosas distintas.
This entry was posted in Películas and tagged , , , , , , . Bookmark the permalink.

4 Responses to La guerra contra el terror…ífico robot

  1. A veces las películas mejoran en el recuerdo. Igual que las personas. Es curioso.

    Like

  2. Pingback: Mallas y pakistaníes | Suricato de Asalto

  3. Pingback: In ants we trust | Suricato de Asalto

  4. Pingback: Batman contra Lex | Suricato de Asalto

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s