Dragones, cyborgs y epilepsia

Hace mucho, mucho, mucho tiempo, antes de pasarme el Gunslinger, me pasé otro juego del mismo distribuidor. Me gustó mucho más que el Gunslinger porque era una referencia continua a los clásicos cyberpunk de los ochenta como Blade Runner, pero más colorido.

El juego en cuestión no es más que un cambio de texturas del Far Cry 3. La mecánica es la misma (aunque, técnicamente, casi todos los juegos tienen la misma mecánica: dispara contra todo aquello que no seas tú) que en todos los Far Cry que le han precedido, al igual que la historia… hasta cierto punto.

En los Far Cry que preceden (y siguen al Blood Dragon), los malos son señores de la droga o cosas similares (señores de la guerra… todos son la misma cosa). Sin embargo, para conservar la imagen y diseño ochentero del Blood Dragon, el malo de este juego era… un supersoldado malo que quiere destruir el mundo.

Creo.

Tampoco hacía falta prestar demasiada atención a la trama del juego para saber que el malo es un megalómano clásico. El malo es malo y el bueno es bueno. Punto pelota. No hace falta saber más. Los malos te aparecen coloreados en rojo. Los buenos en verde. Es, pues, una mecánica de colorea y dispara. Y colorear de nuevo con la sangre azul de tus enemigos, porque son cyborgs con sangre azul.

Es la mecánica más sencilla que hay. Correr, disparar, curarte y vuelta al paso uno. Afortunadamente es así, porque si no, yo no podría hacer nada. Una mecánica más complicada (correr, disparar, cubrirte, curarte y volver al paso uno, por ejemplo) haría que mi cerebro se sobrecalentase y que tuviese que echarme un ratejo.

Volviendo al juego: el malo es malo y el bueno es bueno. El malo es un supersoldado americano que se ha vuelto malo. El bueno es un un cibercomando de clase IV, una copia del supersoldado malo. O hijo. En serio, no me enteré de nada, los comentarios del sargento Rex Power Colt (el prota, doblado por Michael Biehn) eran demasiado clichés y cómicos.

La historia del Blood Dragon es genérica a propósito, como todas las películas y novelas de ciencia ficción de los setenta y ochenta. El malo está haciendo A. A es malo, hay que detenerlo de una manera B. Como protagonista, el jugador es el responsable de llevar a cabo esa acción B.

Entonces, vamos a ver…

Te despliegan en una isla pequeña. Tu personaje, al ser un cyborg, tiene un ordenador incorporado en su cabeza. ¿Qué significa? Que tu compañero de equipo, antes de irse, te pone en modo tutorial como si de una broma pesada se tratase. Así, de un solo golpe, se pone al jugador en contacto con los controles del juego y se establece el humor del guión y el de los personajes.Ubisoft, 2013

Tras un tutorial en el que te explican todo (dispara a todo aquello que se mueva y evita a los dragones como la peste), tienes que evitar que Sloane, el cyborg malo, lance un cohete contra el resto de ciudades del mundo. Sin embargo, al evitarlo, tu mejor colega, tu bro: Spider, muere al hacerlo. Esto nos es comunicado mediante una escena dibujada con píxeles de un tamaño suficiente como para verlos y con los 256 colores posibles característicos de los sistemas de 8 bits.

¿Por qué hicieron esto en lugar de hacer las escenas de historia tan espectaculares como podían? (Y, teniendo en cuenta al hermano mayor del Blood Dragon, el Far Cry 3, las podrían haber hecho geniales)

Porque el juego entero era un metachiste (un poco como la manera de contar la historia del Gunslinger). El juego, supuestamente, había sido producido en los ochenta y ambientado en el futuro lejano, el año… 2007. El Blood Dragon se publicó en 2013.

Así pues, como el juego se “escribió” a mediados de los ochenta, muchos de los clichés del juego son referencias al pánico nuclear de la Guerra Fría. El malo (Sloane) va vestido como un terrorista comunista. Lleva hasta una gorra roja de Spetsnaz (sé que hay más cuerpos con gorras rojas, pero mi analogía del comunismo me ha gustado).

El chiste no solo va acerca del miedo a las cabezas nucleares, que en este juego son los dragones (en serio, de alguna extraña manera eso es a lo que más se parece, al menos en mi cabeza). Hay un claro miedo al pasado, puesto que Sloane quiere revertir el mundo a la edad de piedra con la sangre de los dragones. Creo que el miedo al pasado es real. Pero tampoco es que importe demasiado, porque no me estoy inventando nada de esta trama. En serio. ¿Cuántos juegos giran alrededor de dragones que disparan láseres por los ojos? La trama era secundaria.

El juego es relativamente normal… hasta las dos últimas misiones. Las primeras partes son bastante genéricas (a propósito): destruye esta base de Sloane, destruye su generador hidroeléctrico…

Todas están hechas de tal manera que los clichés de las películas y novelas del género se ven claramente. Sin embargo, todos están tergiversados para efectos cómicos.

Pero luego llegas a la penúltima misión…

Tienes que ir a una dimensión alternativa y enfrentarte a ola tras ola de zombis (llamados the running dead en el juego), de manera que, antes de ir es muy importante subir tus armas de nivel al máximo posible para que no te destrocen. Es la misión que más me costó terminar porque, a pesar de lo mucho que juego a juegos de tiros, sigo teniendo la misma habilidad que una patata pocha.

La misión final… Esa era la apoteosis. Tras conseguir el arma que necesitas para derrotar a Sloane, la Killstar (que es, visual y nominalmente, una referencia a un arma clásica del cine de fantasía, pero ahora no recuerdo cuál), te montas en un dragón blindado que, como sus compañeros, dispara láseres por los ojos y tiene ametralladoras montadas. Toda esta destrucción (porque obviamente destrozas todo lo que hay en un radio de doce kilómetros) va acompañada por War de Rocky IV.

Conclusión:

Uno de los videojuegos más genialmente ridículos y graciosos a los que he jugado en mucho tiempo, siendo el más divertido el Saints Row IV, pero por muy poco.

Un chiste continuo bien llevado y hecho con la clase de cariño que distribuidoras como Ubisoft guardan para el dinero que les damos por juegos llenos de fallos.

Finalmente, las armas del juego son las mismas que las del Far Cry 3 con una textura diferente y descripciones geniales. Por ejemplo, la del arco:Ubisoft, 2013

“Es un arco. En serio, si necesitas una descripción de lo que hace un arco, quizá deberías dejar de jugar. A lo mejor podrías leer un diccionario. La gente que no sabe lo que hace un arco acaba con una flecha en el ojo. “Pero los arcos no son futuristas”, dirán los quejicas. Por eso le hemos puesto neón, porque el neón es el futuro. Aquí lo tienes, el arco del futuro.”

8/10

 

Advertisements

About Suricato de Asalto

Soy un suricato amaestrado. Me dedico a bailar sobre teclados y hablar de muchas cosas distintas.
This entry was posted in Videojuegos and tagged , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s