Guitarristas y espadachines

Me encanta la animación y me molesta que se considere cine “infantil”. Sé que es un problema, pero la animación es una de mis muchas cruzadas personales pero eso no es de lo que quiero hablar ahora.

De lo que quiero hablar es de El libro de la vida.

Anunciada hace ya casi un año, su estreno ha estado apuntado en mi agenda desde entonces por varias razones.

De entrada, a nivel estético me parece una de las apuestas más interesantes del año pasado (El cuento de la princesa Kaguya y  Lego: la película también están ahí).

Sí. He dicho el año pasado. Que la película se estrenase aquí el 20 de febrero no hace que sea una película de 2015 (aunque vaya a terminar en mi lista de las mejores películas de 2015. Eso es irrelevante). Es una película que, a nivel público, se estrenó el 17 de octubre de 2014 (en realidad el 3 en unos cuantos países, pero prefiero centrarme en EE.UU.). Sin embargo, el estreno original estaba planeado para el 24 de octubre, algo más de una semana antes del Día de los Muertos, la fiesta mexicana por excelencia.

¿Por qué se adelantó el estreno? Porque, en EE.UU., la gente la quería ver. Se adelantó el estreno. Eso no es algo frecuente. Lo opuesto sí (véase El destino de Júpiter). Nuestro estreno, aunque tardío, no es el último. Es un consuelo.

Pero volvamos a la película en sí, no al templo que he erigido para adorarla.

Ya he mencionado la estética, aunque solo de pasada. Hay dos (tres, si contamos con el Mundo de los Muertos) estéticas diferentes. Una para la historia de la película en sí y otra para la parte en la que la historia se cuenta. Voy a aclararlo: la historia de Manolo (Diego Luna), María (Zoe Saldana) y Joaquín (Channing Tatum) es contada por una guía de museo con figuritas de madera. Por eso tienen esta pinta:

María Manolo

¡Son muñequitos! ¡Son muñequitos de madera adorables!

La otra parte de la película (estéticamente hablando) es algo más normalilla. Sin embargo conserva el estilo de Jorge R. Gutiérrez, que no es poco.

Los personajes, por su parte, empiezan como chavalines que quieren divertirse. Luego, llegan la Catrina (Kate del Castillo. Su nombre en inglés es “la Muerte”, en español del original) y Xibalba (Ron Perlman) y hacen una apuesta, como suelen hacer los seres superiores cuando se aburren. Me consuela que, al menos, Xibalba no se convirtió en un cisne y empezó a seguir a María.

La verdad, ahora que lo pienso, pagaría por ver esa película.

La apuesta es bastante sencillota: la Catrina dice que Manolo se casará con María. Xibalba dice que será Joaquín. Si la Catrina gana, Xibalba dejará de dar la brasa a la Catrina y no se inmiscuirá en los asuntos de los mortales. Si Xibalba gana, reinará la Tierra de los Recordados y la Catrina la de los Olvidados.

Es fácil de seguir.

Los personajes crecen y se enfrentan a lo que la vida les lanza. En el caso de ambos personajes masculinos, el reto es estar a la altura de sus padres. En el caso de la chica… España.

No quiero decir más de la trama de la película. No porque sea compleja y haya giros inesperados, sino porque es mejor enfrentarse a esta película sin saber nada de ella salvo la estética que tiene. Y que Plácido Domingo es uno de los dobladores en la versión original.

La película está puntuada por canciones que, en la versión original, son geniales. El doblaje original, en general, está muy bien hecho. Eso, junto con la elección de los actores, lo hace sublime.

Las escenas de acción también son una chulada. Hay pocas escenas de acción de verdad, eso sí.

De hecho, solo hay una en el sentido de pelea absoluta y está al final del todo. Otras escenas son las de las corridas de toros y resultan bonitas de ver tanto por la estética del film como por la coreografía que hay de fondo, aunque resulten fantásticas (hacer un mortal al saltar por encima del toro no es algo que los toreros acostumbren a hacer).

Las corridas de toros son… un tema que, inevitablemente, tengo que abordar. No me hace gracia porque resulta polémico pero, ¿qué se le va a hacer?

El film tiene dos mensajes: el bonito y el anti-taurino.

Yo no tengo ningún problema con que las películas tengan una ideología detrás. Por ridícula que sea. Por ejemplo, Star Trek: Into Darkness (donde Zoe Saldana también trabajó) es una película que va acerca de una conspiración del gobierno estadounidense. No es broma. Uno de los guionistas es uno de los paranoicos que creen que el 11-S fue un atentado provocado por el gobierno de su país. Y, lo que es más, es lo que la película quería contar. Yo me enteré mucho después porque la belleza combinada de Benedict Cumberbatch y Zoe Saldana me distrajo. Sin embargo, mi estupidez no quita lo que ST: ID quería transmitir.

Pero volviendo a El libro de la vida: el mensaje anti-taurino es evidente. El personaje de Manolo dice que matar al animal está mal. Cartas sobre la mesa, el toro solo sirve para una corrida. Son animales listos y no les engañas en una segunda corrida. Eso es lo que dicen los pro-taurinos. Y es cierto. Sin embargo, Gutiérrez no se opone a capear al animal que es, indudablemente, la parte bonita de los toros.

Dejando a un lado el mensaje anti-taurino, el mensaje bonito es algo clasicote: aceptarse a uno mismo. Más de lo mismo. Todas las películas, sean de lo que sean, dan ese mensaje en mayor o menor medida.

Pero está bien llevado. Los personajes evolucionan y cambian. Te gustan. Simpatizas con ellos cuando meten la pata.

Conclusión:

Una película bonita, refinada e interesante. Posiblemente una de las películas de animación que más me ha gustado en los últimos años y que, al mismo tiempo, ha salido de uno de los estudios grandes (Fox). Lego: la Película es otro de esos films.

Con personajes chulos, una historia sencilla y un mensaje bonito (no el anti-taurino. Ese a mí, ni fu ni fa) la película hace que se pase una tarde entretenida.

También, tener a 50-Cent (Fiddy en mi vocabulario personal) haciendo del único personaje que, étnicamente hablando, se podría considerar caucásico me pareció deliciosamente genial. Y es, visualmente, un personaje muy gracioso.

Finalmente, recomiendo a todos los que puedan verla en versión original que lo hagan.

8,75/10

 

 

Advertisements

About Suricato de Asalto

Soy un suricato amaestrado. Me dedico a bailar sobre teclados y hablar de muchas cosas distintas.
This entry was posted in Películas and tagged , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

2 Responses to Guitarristas y espadachines

  1. Yo también disfruté mucho con la película, a pesar de mis 50 tacos largos. Saltar por encima de los toros no forma parte de la fiesta tradicional española, pero sí se hacía en la antigua Creta y son típicos de los recortadores portugueses. En este enlace http://youtu.be/zcsniknbu4g se pueden ver algunos espectaculares.

    Like

  2. Pingback: Selkies y niñas | Suricato de Asalto

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s