Katanas, samuráis y mucha sangre

img_1579

Pocos cineastas saben combinar crueldad y belleza como lo hace Takashi Miike. El japonés nos transporta en 13 asesinos al  periodo más decadente de su país natal, y aunque se toma licencias para desarrollar el argumento, hay que destacar el rigor y realismo en lo que a los samurái se refiere. Katas de iaido (el arte japonés de desenvainar la espada y cortar), combates fugaces y brutales tajos a la japonesa; la velocidad en el uso de la katana lo es todo y Miike lo capta a la perfección. Sin ser una película histórica en absoluto, se disfruta de las escenas de lucha, que van más allá de una bonita coreografía hollywoodiense.

Primer plato: una escena de apertura en la que presenciamos  un seppuku (harakiri) acompañado del sonido de las tripas  desgarrándose. No será la única escena sangrienta ni la única impactante porque, salvo los diálogos, el resto del filme es pura acción, sin dejar de lado una trama bien construida y un ritmo que, descontando los primeros minutos, mantiene a uno pegado a la pantalla. La batalla final ocupa, prácticamente, media película, así que hay que prepararse para ver samuráis matando como si no hubiera mañana.

El villano, malvado y completamente tarado, es el señor feudal Naritsugu, el hermanastro del shogun, acompañado siempre de su legión de samuráis leales hasta el final pese a sus terribles y sádicas obras. Nos las muestra el filme justo antes de pasar a la acción, con todo lujo de detalles. Y es que, tras unas notas de horror, crueldad y masacre, y diálogos algo extensos que nos sitúan en la trama, da comienzo  la aventura de Shinzaemon y su compañía de samuráis.

El director consigue, a través de crueles escenas, que odiemos  al villano. Y reitero lo de villano, porque es malo de narices. Sin embargo, el enemigo personal de Shinzaemon, y quien es realmente peligroso, es Hanbei, samurái cuyo único principio es proteger la vida de su señor Naritsugu. Shinzaemon y Hanbei estudiaron juntos, por lo que desde el principio se espera un espectacular duelo final.

La cruzada de los 12 samuráis (más un número 13 bastante misterioso que se acopla más adelante) trata de evitar que Naritsugu termine con la época de paz del Japón feudal, que ha hecho que los samuráis carezcan de experiencia en combate. Entra en juego una lucha de valores, ya que hasta el mismo Hanbei es consciente de la locura de su señor y, pese a ello, antepone la lealtad característica de los samuráis. Takashi Miike pone también sobre la mesa la duda de la utilidad del samurái en la época de decadencia del shogunato y con él los valores tradicionales de la sociedad feudal nipona.

Por supuesto, la cinta tiene espadazos por un tubo, mucha sangre y coreografías visualmente geniales.

No obstante, a pesar del realismo de los combates, y de estar situada en un momento histórico (el final del shogunato de Tokugawa), tiene algunos elementos  fantásticos  y explosiones algo exageradas que, sin embargo, no distraen del argumento, que bien podría haber sido una historia real.

13 asesinos es entretenida, quizás algo lenta al principio, y cumple de sobra los requisitos de una buena película de samuráis, sin tener nada que envidiar a los clásicos del género. Una visita obligada para los fans de Miike, pero incluso los aficionados a la acción que nunca han visto ninguna de sus películas disfrutarán de este espectáculo de carnicería cinematográfica.

8/10

Advertisements
This entry was posted in Películas and tagged , , , , , , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

4 Responses to Katanas, samuráis y mucha sangre

  1. Gore a la japonesa: uf. 😉

    Like

  2. isa says:

    ¿Algún drama japonés que recomiendes?

    Like

    • willfranker says:

      La espada del samurái (2003) es la que más me ha gustado con diferencia (en inglés se llama When the last sword is drawn). Tengo ya una crítica preparada. También te recomiendo la triología de samuráis de Yoji Yamada, son tres películas con tramas y personajes distintos pero con un desarrollo similar, y es entretenido ver el paralelismo en las 3 historias. De las 3, la que más me ha gustado es la tercera, Love and Honor (2006), aunque The hidden blade no está nada mal, y la primera, Twilight samurai es la que mejor crítica tiene. Te digo los títulos en inglés porque es más fácil encontrarlas así.

      Like

  3. Bubancio says:

    No soy un fan de las películas japonesas pero dan ganas de verla después de leer la critica, buen trabajo.

    Like

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s